¡Viva la Pepa! (III): El renacer matemático de Cádiz

Continuamos la ensoñación matemática de Cádiz con su época dorada, del siglo XVII al XVIII.

Antonio Hugo de Omerique

De un poco al norte de Cádiz nos llega el aroma de un exponente de la buena matemática, del ingenio, del pensamiento independiente pero fuera de rumbo. En Sanlucar de Barrameda, el profesor Antonio Hvgone de Omerique -del colegio jesuita- recreó en pleno barroco el ambiente de la matemática griega con su Análysis Geometrica.

Baste con el elogio de Newton para darnos idea del merito del texto: una obra juiciosa y de valor que responde a su título, porque expone en la forma más sencilla el método de restaurar el análisis de los antiguos, que es más sencillo y más a propósito para un geómetra que el álgebra de los modernos. Así, su método le conduce más fácil y directamente a la resolución de problemas. Generalmente llega a resoluciones más sencillas y elegantes que las obtenidas con el álgebra.

Recuerdo que la Biblioteca Nacional de Madrid no tenía microfilmado el libro y con la copia que solicite tuve que pagar parte de las microfichas: de eso han pasado muchos años y hoy basta con un clip para disfrutar de una forma diferente de abordar el análisis.

Jorge Juan

El joven marino español tuvo –junto con Antonio de Ulloa- la fortuna de ser uno de los marinos españoles que acompañaron a La Condamine y al astrónomo Godin de la Real Academia de Ciencias de París para medir en Ecuador el grado del meridiano: se trataba de dilucidar quién tenía razón si Newton o Descartes. A la vuelta será Jorge Juan el responsable de la renovación científica de la marina y de la ciencia española.

Tras hacerse cargo del Observatorio Astronómico de Madrid recibe el encargo del Marques de la Ensenada de fundar el Observatorio de Cádiz en la Academia de Guardiamarinas.

Durante unos años el meridiano de referencia fue el de Cádiz, más tarde se traslada a San Fernando hasta el acuerdo internacional del Meridiano de Greenwich. La Academia situada en el antiguo Alcazar fue allanada. La ciudad de San Fernando -antigua Isla de León- si recuerda su meridiano: Cádiz lo tiene pendiente.

Jorge Juan fundó en Cádiz la Asamblea Amistosa Literaria, que reunía en su casa, donde se discutían temas de interés en lo que pretendía ser el embrión de una futura Academia de Ciencias y donde él mismo daba cuenta de sus observaciones.

Maria del Rosario de Zepeda

Cuenta Juan Bautista Cubíe en 1768, cerrando su libro Las mugeres vindicadas de las calumnias de los hombres- que en Cádiz vivió una joven –hija del regidor de la ciudad- que peroraba en griego, latín, italiano, francés y castellano… y prosiguió en otro día explicando los Elementos de Euclides; en que acreditó su claro entendimiento, y singular ingenio, siendo solo de la edad de doce años y medio.

La Asamblea amistosa de Jorge Juan y tertulias con la precoz Maria del Rosario dan cuenta de la animación científica del Cádiz prerrevolucionario.

Anuncios

Acerca de angelrequena

Profesor jubilado de matemáticas
Esta entrada fue publicada en Historia de la matemática, Matemáticas y sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s