La mojigatería se ensaña con Turing en su centenario

Alan Turing merece un sello de correos pero no el perdón. Una vez más la iniciativa popular para que el parlamento inglés restituya la memoria de uno de sus grandes héroes y un científico excepcional se ha estrellado con un parlamento hipócrita. El diario Público da cuenta del hecho.

Turing se suicida en 1954 deprimido por la castración química a la que fue sometido para librarse de la cárcel. De nada sirvieron los servicios durante la segunda guerra mundial con el desciframiento de la mítica Enigma. De nada sirve que inmediatamente después de su condena se cambiarán las leyes y su relación homosexual consentida entre adultos dejará de ser delito: el estrecho puritanismo hipócrita se ha impuesto una vez más.

La Iglesia Católica tardo cuatro siglos en pedir perdón por la condena a Galileo. Con Turing se perdió un benefactor de la humanidad que vivió entre mojigatos.

La negativa es mas dolorosa pues la Conferencia internacional sobre el Centenario que prepara la Universidad de Cambridge va a marcar las distancias entre el mundo del pensamiento y el de los prejuicios retrógrados de la mayoría parlamentaria

Anuncios

Acerca de angelrequena

Profesor jubilado de matemáticas
Esta entrada fue publicada en Conferencias, Historia de la matemática, Matemáticas y sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s