La regla de cálculo vuelve al aula

Durante más de un siglo la regla de cálculo fue la acompañante inseparable del científico o el ingeniero. El proyecto Manhattam o la misión Apolo son inconcebibles sin esos hombrecillos de la regla de cálculo.

La calculadora electrónica desplazó en muy pocos años a la regla hasta el punto que se están jubilando los últimos usuarios: quedan resistentes como la asociación de Amigos de la Regla de Cálculo y algunos nostálgicos coleccionistas aislados.

Soy de los que piensan que es bueno que los alumnos conozcan el uso. No que sean expertos en ella pero si que tengan rudimentos.

Las razones que me han llevado a experimentar el uso de la regla son de dos tipos: hacer entender mejor el concepto de logaritmo (y las escalas logarítmicas) y trabajar la adquisición del sentido del orden de magnitud.

Aprovechando esos días de antes de vacaciones mis alumnos tuvieron la oportunidad de calcular como sus abuelos.

 

Anuncios

Acerca de angelrequena

Profesor jubilado de matemáticas
Esta entrada fue publicada en Historia de la matemática, Instrumentos, Matemáticas y TIC y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s