La constante macabra

Tiempo de exámenes parciales. Si calculamos las medias de las notas –especialmente de matemáticas- observamos como la media en cada grupo está próxima a 5, y la desviación típica en torno a 2. En Junio la media tiende a subir a 6. Esto se traduce en un elevado número de suspensos.

Para André Antibi, en su provocador libro La constante macabra, esto es así por herencia de los tiempos en que la matemática servía para seleccionar. Las consecuencias son la desmotivación de muchos estudiantes y que otros muchos expresen de mayores lo mal que se le daban las matemáticas sin atisbo de vergüenza.

Antibi plantea -con crudeza- que un profesor prepara las pruebas de antemano para predecir el resultado. Ni muchos aprobados ni muchos suspensos. Si falla en su anticipación lo corregirá en el siguiente o repite el control.

Este profesor francés puede tener razón o no. La ley Antibi, la constante macabra, puede estar en decadencia o puede haber sido un fantasma, pero en todo caso el planteamiento es digno de reflexión.

También Antibi plantea otra perversión del sistema (ley antimacabra): el regalo de la nota para obtener estudiantes en materias poco solicitadas o para ganar la complicidad.

La virtud es un equilibrio difícil.

Anuncios

Acerca de angelrequena

Profesor jubilado de matemáticas
Esta entrada fue publicada en Didáctica, Matemáticas y sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s