Seis programas se someten al test de Turing.

Para algunos el momento está próximo: una persona se pondrá a charlar con una maquina y no sabrá si es otra persona. Se trata de la prueba propuesta por el matemático inglés Turing para saber si hay inteligencia: algo es inteligente si parece inteligente.

 

Desde hace veinte años se vienen realizando estas pruebas. Una persona se colocará delante de dos pantallas y se pondrá a dialogar con las dos. Una será respondida por un humano y la otra por un ordenador con una programación adecuada. Si no se desenmascara a la maquina, el test ha sido superado. Tendremos dudas razonables sobre si esa maquina tendrá conciencia. Un nuevo horizonte moral se abrirá.

 

Hay que estar atentos.

 

En tanto la prueba se hace, conviene rendir un homenaje a Alan Turing.

 

La segunda guerra mundial puede decirse que es la guerra de los fisico-matemáticos. Lo que se hacia en los centros de investigación era decisivo para el curso de la guerra. Uno de los héroes fue Alan Turing: su laboratorio descifraba los códigos secretos alemanes, y se podían prevenir los ataques. Los alemanes consideraban su maquina Enigma indescifrable, pero un grupo de ingleses lo consiguió. La información secreta dejó de serla. Todos los movimientos de submarinos, barcos y tropas se hicieron vulnerables

 

La postguerra fue terrible para Turing; esa Inglaterra -que tanto le debía- le condenó por un delito que hoy ya no lo es: su homosexualidad. La sentencia era a prisión o someterse a tratamiento hormonal. Las consecuencias fueron terribles, y Turing muere envenenado en 1954 en circunstancias sin resolver. Triste final para un visionario de la época que empezaba: la era de la informática.

 

Un interesante best-seller de Robert Harris, titulado Enigma, recoge la gesta de descifrar una portentosa maquina que ofrecía 159 trillones de combinaciones (un 1 seguido de veinte ceros, 1,59* 1020 ). Después se ha rodado la película Enigma de Michael Apted que también es muy recomendable.

 

Hoy la criptografía está en manos de los números primos enormes

 

Anuncios

Acerca de angelrequena

Profesor jubilado de matemáticas
Esta entrada fue publicada en Matemáticas en la naturaleza, Matemáticas y sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s