¿Difíciles?

Hubo un tiempo en que las matemáticas se usaron de forma selectiva para discriminar. Era condición saber matemáticas para acceder a ciertos puestos y a ciertos estudios. Esto ocurrió cuándo el sistema de la Francia posrevolucionaria sustituyó el principio de sangre por el de mérito. De alguna manera, junto con la industrialización, todos los países siguieron el camino. La figura del ingeniero matemático va unida al liberalismo y a la renovación.

Con la extensión de la educación, hay que dar una vuelta a la educación matemática: se trata de que todos los ciudadanos hagan matemáticas en la medida que vivimos en una sociedad que depende de ellas. La educación matemática tiene que situarse a cada individuo ante su autonomía y libertad. Otro asunto es el de disfrutar con ellas: no renunciar a ese gusto.

Pero de la época de las matemáticas selectivas queda grabado en el imaginario inconsciente la idea de dificultad. En una entrada anterior reproducimos un anuncio de Nadal. Ahora añadimos dos muestras más de publicidad.

El anuncio de la calculadora gratis refuerza una falsa idea: cálculo e inteligencia. Excelentes matemáticos y científicos eran descuidados y torpes calculistas.

El anuncio de la operadora telefónica es más convencional:¿hay que ser genio para entender la geometría que se ve en la pizarra?

Insistir en el prejuicio de la dificultad no nos hace ningún bien.

Anuncios

Acerca de angelrequena

Profesor jubilado de matemáticas
Esta entrada fue publicada en Matemáticas y sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s