Sobre zoquetes y chivoexpiación

No siempre el alumno difícil tiene la posibilidad de expresarse. Ahora llega a España la narración vista desde la distancia y la serenidad de un zoquete que -contra todo pronostico- llega a ser profesor de secundaría, y después novelista de éxito.

La entrevista que hoy aparece en el suplemento Babelia de El País no tiene desperdicio. Pocas veces se hace más atractivo para profesionales de la enseñanza la lectura de un libro: Mal de escuela de Daniel Pennac (Casablanca, 1944).

Un término quiero resaltar: el concepto de chivoexpiación. El castellano no se lleva demasiado bien con estas palabras, pero podemos obviarlo por lo que tiene de significativo: la culpa la tienen siempre otros. La búsqueda autojustificativa del chivo expiatorio para nuestros males es tan normal como ineficiente. Intentemos –mejor- con humildad hacer lo que buenamente podamos.

La lista de zoquetes es enorme, entre esos que nunca llegarían a nada a juicio de sus eminentes profesores se encuentran Einstein o Ramón y Cajal.

Pennac tuvo un profesor que se aparto de los caminos trillados y le puso como tarea la de escribir. Se acabó el torpe.

Anuncios

Acerca de angelrequena

Profesor jubilado de matemáticas
Esta entrada fue publicada en Didáctica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s