Lo bello no es simple

La pasión y la capacidad de disfrutar con lo bello, el sentimiento estético , no siempre es inmediato.

Es un triste tópico que la belleza está en las artes y no en las ciencias. Leyendo a George Eliot me encuentro con está perla:

 

Un adolescente con mejor constitución hubiera sacado provecho de de las enseñanzas de mis inteligentes tutores y sus aparatos científicos; y sin duda, hubiera descubierto que los fenómenos de la electricidad y del magnetismo eran tan fascinantes como a mí se aseguraba jueves tras jueves. La realidad, en cambio, es que se me hubiera pedido emparejar, por ignorancia de todo lo que me enseñó, con el peor erudito latino que jamás saliera de una academia de estudios clásicos. Leía a escondidas a Plutarco, a Shakespeare y a Cervantes y, de esa manera, me nutría de divagaciones mientras mi tutor me aseguraba que “una persona cultivada se distinguía de otra ignorante en que sabía el porqué de que el agua descendiera de las montañas”. Yo no sentía ningún deseo de ser aquella persona cultivada; me alegraba del correr del agua; me gustaba contemplarla y escucharla borbotar entre los cantos rodados y ver cómo bañaba durante horas las plantas acuáticas de color verde brillante. Pero no me interesaba saber por qué corría; estaba convencido de que existían muy buenas razones para que sucediera algo tan hermoso.

El velo alzado –GEORGE ELIOT

Párrafos semejantes se repiten en muchos autores. Recuerdo un bello poema de Walt Whitman donde se contrapone la charla del docto astrónomo con la sobrecogedora presencia de un cielo estrellado.

 

Como contraposición y reacción desmedida se suele citar a Hilbert, cuando al enterarse de que uno de sus discípulos había dejado la matemática por la literatura manifiesta: no tenía suficiente imaginación.

 

La realidad es que quien no sabe apreciar lo bello de un teorema o la armonía del metano, o no puede vincular la belleza de una esmeralda a su estructura interna se está perdiendo parte del deleite del mundo.

Anuncios

Acerca de angelrequena

Profesor jubilado de matemáticas
Esta entrada fue publicada en Matemáticas en las Artes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s